Ciclo de vida del envase en Argentina

 

Del bosque al consumidor

La principal materia prima de los envases de Tetra Pak® de leche, jugos, tomates y vinos es el cartón, y está certificado por FSC®, es decir, proviene de bosques gerenciados de manera responsable y de otras fuentes controladas. Esto implica que los bosques se renuevan permanentemente además de respetar las áreas de especies nativas y las comunidades originarias, todo esto sin dañar la biodiversidad que se desarrolla en los bosques.

El cartón, en bobinas se envía a nuestras fábricas de producción de material de envase donde se imprimen y se los lamina con aluminio y polietileno, para conformar los envases para productos larga vida.

Estos envases se trasladan en bobinas a las plantas productoras de nuestros clientes donde se envasarán los productos.  En este transporte se da un ahorro considerable en fletes y emisiones ya que un camión puede transportar un millón de envases .

Al finalizar el proceso de envasado de los productos, se distribuyen a los puntos de venta, donde una vez más se dan grandes ahorros en el transporte ya que los productos larga vida no requieren refrigeración para su transporte y almacenamiento y además un camión traslada 95% de producto y 5% de envase, en relación a otros tipos de envase.

Al ser consumido el producto, el envase de Tetra Pak puede ser reciclado en su totalidad. Aquí es cuando desde Tetra Pak comenzamos nuestro trabajo como facilitador en la cadena de reciclado junto a organizaciones de la sociedad civil, instituciones educativas, Municipios y Supermercados.

Nuestro número de licencia de FSC es FSC® C014047.

 

Del consumidor al reciclado

Desde el comienzo de nuestra compañía, la premisa fundamental fue que "un envase debe ahorrar más de lo que cuesta" no sólo en términos económicos sino también desde el punto de vista ambiental.   de la fabricación de nuestros envases es que  debían y deben proteger lo bueno, con esto significa proteger tanto a el producto y como a el medioambiente.

Desde que arribó Tetra Pak a Argentina, traslada este mensaje y promueve la seguridad alimenticia y el cuidado por el medioambiente.  En 1987 certificamos ISO 140001 en nuestra planta de producción y desde allí hasta la fecha venimos trabajando con todos nuestros stakeholders en la concientización sobre el cuidado del medio ambiente a través del desarrollo de programas educativos en escuelas y con otros públicos de interés.

En el 2012 implementamos en nuestro país una nueva estrategia de trabajo en conjunto con Municipios de todo el país que han implementado, o están en pos de implementar, Sistemas de Gestión de Residuos Sólidos Urbanos (GIRSU) con separación en origen y recolección diferenciada de materiales reciclables. Asimismo, se ha consolidado en un marco sistematizado de trabajo los programas de entrega voluntaria de envases junto a aliados (supermercados Jumbo, Carrefour, Libertad, Coto, La Anónima;), teniendo en cuenta el establecimiento de circuitos sustentables.

Hasta el día de hoy, Tetra Pak a contribuido directamente al desarrollo de 10 recicladores de envases post-consumo en Argentina: 3 papeleras -Papelera del Sur, Norpapel y Papelera Quequén-, recuperan la cartulina (75% del envase) y separan el polietileno junto al aluminio (polyaluminio); 5 recicladores usan polyaluminio como insumo para nuevos productos, 2 de ellos hacen chapas de techo, 2 hacen pellets plásticos para diversas aplicaciones y 1 de ellos hace tejas y cubiertas de techo; otros 2 recicladores producen, con el envase completo triturado y prensado por el método de compresión térmica, placas tipo aglomerado para la construcción.

Al conseguir esta infraestructura para captar y reciclar la totalidad de envases post-consumo en plaza, nuestro foco actual se centra en promover que el flujo de material llegue a estos recicladores y, para ello es necesario, potenciar los sistemas de recolección diferenciada municipales.

Según el estado de avance en el que se encuentran sus Sistemas GIRSU, centramos una estrategia de colaboración que va desde asegurarnos un destino efectivo de reciclado,  a promover la separación de residuos para: el desarrollo de capacidad para el reciclado, la instalación de equipamiento para mejorar la clasificación de materiales -ya sea en plantas municipales o cooperativas de recuperadores urbanos-,  el análisis logístico de los circuitos establecidos, la mejora en las condiciones de venta de materiales para la sustentabilidad económica del sistema, el desarrollo de campañas de concientización sobre separación en origen para los vecinos, el apoyo a las cooperativas de recuperadores urbanos para la optimización de su tarea.

Así con la implementación de la recuperación de envases de post consumo a través de centros de drop off y de la segregación de los residuos domiciliarios logramos reciclar 387 millones de envases de Tetra Pak que se entregan al mercado, y tenemos una meta para el 2020 de reciclar el 40% de nuestros envases.

 

Un trabajo en conjunto

En territorio de la provincia de Buenos Aires, junto a los municipios y cooperativas de recuperadores urbanos, nos encontramos desarrollando acciones con la Ciudad de Autónoma de Buenos Aires, La Plata, San Miguel, Morón, La Matanza, Berazategui, San Isidro, Bahía Blanca. En ciudades del interior del país que están trabajando en esquemas de recolección diferenciada como Rafaela, Santa Fe, Rosario, Mendoza, San Juan y Esquel, también estamos focalizando la acción de la estrategia de reciclaje con la intención de federalizar la gestión de residuos trasladando experiencias exitosas y buenas prácticas. 

Todas estas acciones se acompañan con campañas donde difundimos la necesidad de  reciclar. Desde el año 2012 se encuentra online la web www.rutadelreciclado.com, en la cual cada usuario puede encontrar los puntos de entrega, de comercialización y de reciclado más cercanos a su ubicación.

Asimismo, le distribuimos a aquellos municipios y organizaciones con las que trabajamos, diversos materiales de comunicación que buscan trasmitir a los vecinos la necesidad de la separación en origen.

Todas estas acciones articuladas están orientadas a que, cada vez menos envases post-consumo finalicen su vida en rellenos sanitarios y puedan reingresar al circuito productivo como materia prima para la elaboración de nuevos productos por los métodos de repulpeo, extrusión y compresión térmica.