7 BÁSICOS QUE NO PUEDEN FALTAR EN TU BOLSO DIARIO

 ¿Pasas todo el día fuera de casa? ¿Sales temprano para ir a la universidad o al trabajo y llegas a casa a las mil y monas? No olvides nada en casa.

1.      El desayuno. Dicen que es la comida más importante del día, pero si también eres de los o las que salen escopetados de casa sin comer nada, tenemos una idea para ti. En tu bolsa no puede faltar un buen zumo, un batido o un yogurt líquido, por ejemplo. Los tienes en envases individuales de cartón, con tapón de rosca para que lo puedas abrir y cerrar fácilmente, y muy cómodos para tomar "on the go".

2.      El móvil, ¡of course! Ya no solo para atender llamadas o responder los whatsapp… Si te lo olvidas en casa no podrás consultar tus redes sociales, utilizar tu juego favorito, escribir o grabar tus notas, contar tus pasos o utilizar cualquiera de tus apps.

3.      ¿Qué sería de nuestro día a día sin música? O igual eres más de escuchar la radio y no te pierdes ni un solo día tu programa favorito. Seas como seas, cualquier dispositivo en el que puedas escuchar música o la radio no debe faltar en tu bolso. Aunque el móvil también cumple esta función, no está de más que sean aparatos diferentes. ¡Y no te olvides de los cascos!

4.      Y como el día es largo, el cargador adicional para tu batería tampoco ha de faltar en tu bolso.

5.      Gafas de sol o paraguas. Obviamente depende de la época del año, pero La famosa Ley de Murphy dice que el día que te olvidas el paraguas lloverá. Por si acaso, llévalo siempre: hazte con uno muy pequeño y ligero, perfecto para emergencias. Y no te olvides las gafas de sol, porque aunque amenace lluvia, siempre hay que ser optimistas. 

6.      Un tentempié para media mañana o media tarde. Los especialistas en nutrición recomiendan comer algo cada 3 ó 4 horas, así que además de tu desayuno, no olvides llevar otro envase de cartón individual para esas horas del día: una bebida vegetal, un gazpacho o unas galletas. Cualquier opción es buena para no llegar a la hora de la comida o de la cena con un hambre atroz.

7.      Por último, un básico basiquísimo: un paquete de pañuelos de papel. Ejemplos de uso, se nos ocurren varios.