Ideas para evitar el desperdicio de alimentos en casa

Reducir la pérdida y el desperdicio de alimentos es hoy más importante que nunca. Desde Aspagran comparten algunas prácticas y sencillas ideas para evitar el desperdicio en nuestros hogares.​


La pérdida y el desperdicio de alimentos es un problema serio: alrededor de un tercio de los alimentos que se producen se pierden o desperdician, lo que representa unos 1.300 millones de toneladas anuales, según precisa la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura.

Un dato no menor es que estos desperdicios representan a la vez el 8% de las emisiones de gases de efecto invernadero generadas por el hombre.

En el contexto actual de COVID-19 es aún más necesario tomar conciencia y adquirir hábitos para evitar el desperdicio de alimentos, para ello el Dr. Fidel Zenteno, presidente de la Asociación Paraguaya de Graduados en Nutrición (Aspagran), señala que todos podemos contribuir a evitar botar los alimentos desde el lugar donde nos toca desempeñarnos.

El especialista en nutrición explica que podemos empezar en casa, revisando los alimentos que tenemos en la heladera y prefiriendo utilizar todo lo que está allí antes de volver al supermercado. "Algo muy sencillo, por ejemplo, es preparar solo la cantidad necesaria de comida, según el número de integrantes de la familia, y si sobra, reutilizarla en otros platillos", acota Zenteno.

El nutricionista señala que estas prácticas favorecen además a la economía familiar, ya que menos desperdicio de alimentos equivale a menor gasto en el supermercado. Y hablando de compras, el doctor recomienda adquirir solo lo necesario; para ello aconseja elaborar una lista previa de productos que faltan para completar la despensa familiar antes de ir al súper.

El especialista también sugiere tener en cuenta algunos aspectos que contribuyen a conservar por más tiempo y en mejores condiciones los alimentos que están en la heladera: La temperatura adecuada es entre 1 y 5 grados centígrados y la regla de consumo ideal es "lo primero que entra, lo primero que sale".

Además, preferir envases que prolonguen la vida útil de los alimentos, como por ejemplo leche en envases de cartón de Tetra Pak, la cual se puede almacenar hasta por 6 meses y una vez abierta, por tres días en la heladera, sin necesidad de conservantes o preservantes. Otro consejo, es elegir envases que se adapten a las necesidades de consumo del hogar: envases pequeños para pocas personas y envases familiares para grupos más grandes.

"Tratemos de usar primero los productos que están hace más tiempo en la heladera. Para ello, podemos mover los alimentos más viejos al frente y colocar los más nuevos en la parte posterior", aconseja el presidente de Aspagran.

Finalmente, explica cómo interpretar de manera adecuada las observaciones que vienen en el envase de los alimentos: "Consumir antes de" indica una fecha en la que el alimento es seguro para ser consumido, mientras que "consumir preferentemente antes de" significa que la calidad del alimento es mejor antes de esa fecha, pero sigue siendo seguro para el consumo después de esta.

Otra fecha que se puede encontrar en los envases es la de caducidad o de vencimiento, que indica que hasta esa fecha es apto para el consumo, concluye el Dr. Zenteno.​