¡Qué confusión!

¿Cómo pueden los productores de bebidas sin alcohol hacer frente a la complejidad de las recetas?  

Las recetas son cada vez más complejas y el número de unidades de mantenimiento de existencias está aumentando en la industria de las bebidas sin alcohol. Un mezclador debería poder manejar esta complejidad sin complicar las cosas.

Bebidas sin alcohol en vasos

Hace diez años, la receta de la bebida sin alcohol promedio era bastante simple: agua carbonatada, azúcar, colorantes, aromatizantes y estabilizantes. En esos días, un fabricante podía tener ciclos de producción prolongados con alimentación de los mismos ingredientes durante una semana entera o incluso un mes antes de cambiar a una nueva receta. Ahora la situación es diferente, ya que el mercado de bebidas sin alcohol se ha diversificado no solo con bebidas sin alcohol carbonatadas, sino también con bebidas sin gas, té helado, café listo para beber, bebidas energéticas, bebidas funcionales, kombucha, etc. Hoy en día, un productor de bebidas sin alcohol puede cambiar de receta varias veces al día con tiradas de producción cortas.  Entonces, ¿cuáles son los mayores desafíos de la actualidad y los aspectos a los que hay que prestarles especial atención?

El desafío de las gomas

Las gomas merecen una mención especial. Lo que les da a las bebidas sin alcohol mayor sensación dentro de la boca y estabilidad son las gomas, como las pectinas, CMC, goma xantana y goma guar. Su concentración habitual en el producto final es de entre 0,2 y 0,4 %, por lo que solo se necesita una pequeña cantidad para tener un gran efecto en cuanto a la sensación dentro de la boca. Sin embargo, estas gomas en polvo son difíciles de añadir a una receta porque resisten la humectación. El desafío es evitar los "grumos", glóbulos de goma con polvo sin disolver en su interior. La respuesta a este problema podría ser invertir en una costosa bomba de corte alto en línea o un mezclador de corte alto. Sin embargo, las soluciones de mezcla más inteligentes, como los mezcladores de chorro radial equipados con dispositivos que crean una zona de corte alto, están disponibles a un costo mucho menor para estas bajas concentraciones de goma.

Ventajas de un circuito

La adición de polvos a granel en un lote es otra aplicación desafiante. A veces, las tolvas se utilizan para descargar polvos en una cinta transportadora neumática o helicoidal conectada a un mezclador. Como alternativa, si un productor opta por un circuito de recirculación, puede alimentar ingredientes a un mezclador desde varios puntos de dosificación mediante el transporte hidráulico. A diferencia de los sistemas convencionales para la mezcla por lotes, no hay necesidad de una línea de transporte separada para cada ingrediente en polvo a granel.

El transporte hidráulico desde varios puntos de alimentación se puede utilizar para descargar bolsas a granel o tolvas de alimentación directamente en el mismo circuito de recirculación a través de un inyector. El lugar donde se colocan los puntos de alimentación a lo largo de la extensión del circuito se puede adaptar al diseño de la planta de un productor para reducir los requisitos ATEX al mínimo.

La contaminación cruzada y los problemas microbiológicos que podrían surgir en la interacción entre las líneas húmedas y secas se evitan con este concepto, ya que todo el circuito se puede limpiar por completo. Por lo tanto, no es necesario dividir las líneas de descarga en seco y húmedo. Por el contrario, las soluciones convencionales basadas en cintas transportadoras neumáticas o helicoidales no ofrecen la posibilidad de una limpieza profunda mediante CIP (limpieza en el sitio).

Varillas para líquidos y secos

Un productor de bebidas sin alcohol típico no solo maneja una amplia variedad de ingredientes, sino también varios formatos de envasado de ingredientes, como bidones, tambores, sacos y bolsas a granel. ¿Cómo puede descargarlos todos de manera eficiente en una premezcla sin invertir en muchos equipos diferentes?

Los ingredientes se pueden dividir en polvos y líquidos. Para proporcionar la flexibilidad necesaria para ajustarse a las especificaciones de envasado e ingredientes de un productor, un mezclador debe estar equipado con un conjunto de varillas, ya sea para entrada húmeda o seca por aspiración. Los diferentes tipos de varillas usan un vacío para crear succión e idealmente deberían tener una válvula de succión de retención. Los tamaños de varillas para líquido grandes y pequeños pueden manipular ingredientes de alta y baja viscosidad, respectivamente. En lo que respecta a los polvos secos fluidos, una varilla para polvo funciona bien.

Con una varilla, no es necesario verter ni levantar los tambores o bolsas, ya que estos se pueden descargar mientras están ubicados en el suelo o sobre un palé.

Necesidad de flexibilidad

Un mezclador por lotes básicos está bien cuando se manejan algunas recetas estándar con pocos ingredientes. Pero hoy en día, la mayoría de los productores de bebidas sin alcohol necesitan un mezclador por lotes que les brinde la flexibilidad de manipular no solo varios ingredientes sino también diferentes formatos de envasado. Un productor podría manipular de todo, desde bidones de 5 kg hasta bolsas a granel de una tonelada. Con una mayor complejidad viene la necesidad de una mayor flexibilidad. Por supuesto, las varillas para líquidos y secos serán de gran utilidad, pero alimentar tanto los ingredientes secos como los húmedos directamente en un circuito de recirculación conectado al mezclador es una solución innovadora para manejar la complejidad de las recetas de manera más eficiente.